Chile: Gratuidad sin lucro y su impacto en el sistema educacional


gratuidad y lucro

“Toda la evidencia internacional muestra que el mejor promotor de una educación de calidad no es el incentivo del lucro, sino los proyectos educativos y la vocación por enseñar”, sostuvo Bachelet en su cuenta pública del pasado 21 de mayo. “En educación calidad no es compatible con el lucro”, declaró su ministro.

Hace ya varios años Peter Drucker señaló que las utilidades de hoy no son más que el costo de sobrevivir mañana. Que el propósito de toda organización es asegurarse que mañana seguirá teniendo clientes, y para eso necesita generar un margen o excedente que compense las incertidumbres de la industria y los costos de mantener o atraer a nuevos clientes por medio de la innovación y el marketing. Esto es válido para la Coca-Cola y para el Hogar de Cristo.

El demonizado lucro nunca es el objetivo primordial de una organización exitosa, pública o privada. El opuesto, es decir la ausencia de lucro, tampoco es sinónimo de calidad. La calidad no solo resulta compatible con obtener excedentes económicos. Los excedentes son un requisito necesario pero no suficiente de la misma. Sin excedentes tarde o temprano la calidad colapsa.

Si de la afirmación de la Presidenta y su Ministro se dedujera que los establecimientos educacionales no podrán generar excedentes,  entonces con certeza podemos predecir un colapso de la calidad (gradual o acelerado). Las instituciones privadas no recibirán aportes denominados “basales” ―es decir aportes directos del Estado destinados exclusivamente a establecimientos estatales para fines “generales”. Si éstas no cuentan con otras fuentes independientes de financiamiento, lo van a pasar muy mal. ¿Se está pensando estatizar el sistema de educación escolar y superior? La presión apunta derechamente en esa dirección.

Se demoniza el lucro igualándolo con engaño y estafa, ignorando que lo último puede darse en organizaciones sin fines de lucro. En educación superior engañar es entregar un título que no cumpla con las expectativas del graduado y que condene a éste al subempleo. Eliminar la posibilidad de lucro, entendido como retiro de utilidades por parte del dueño para jubilarse en las islas Caimán, previene una sola de las posibles maneras de hacer trampa, pero no promueve la calidad. ¿A partir de qué remuneración un directivo de una universidad estatal está lucrando “a costa” de los bajos sueldos de los profesores a su cargo? ¿Cuántas universidades estatales han creado entidades filiales dedicadas a la venta de servicios a empresas privadas, haciendo uso de su tiempo e incluso de recursos públicos, en directo beneficio de algunos académicos?

Aun con información imperfecta, la demanda por educación hoy se ordena en forma decreciente, partiendo por las instituciones de mayor prestigio (sean éstas estatales o privadas), mostrando además una notable inelasticidad-precio. El prestigio es el esquivo resultado de un proceso de muchos años, que se sostiene por la calidad de la educación entregada y también por la capacidad de los alumnos de capitalizar dicha educación alcanzando los trabajos mejor pagados o de mayor figuración. De ahí la necesidad de contar con herramientas para auto-limitar el número de alumnos que pueden ingresar en función de su rendimiento esperado y también del costo marginal de su incorporación (por uso de infraestructura, profesorado acreditado etc.)

Las mejores universidades atraen a los mejores alumnos y demandan un mayor valor de matrícula porque ofrecen un mejor retorno. Dependiendo de factores complejos relacionados con la organización de la industria, el propietario o administrador de la infraestructura invertirá en medios para crecer en forma gradual (sedes, carreras) y para asegurarse un éxito de largo plazo, es decir un prestigio que avale su permanencia en el tiempo. Es racional que extienda becas a los alumnos destacados, ya que son necesarios para que la calidad se traduzca en resultados. Así hoy, antes de la gratuidad universal, el costo privado de la educación es inversamente proporcional a la calificación académica del alumno.

Tiene sentido que la institución pague más para retener a los mejores profesores, que haga investigación y que ofrezca doctorados por el mismo motivo. Jamás es la maximización del lucro su objetivo, sino contar con excedentes que le permitan sostener el futuro por medio del prestigio. Esta afirmación corrobora porqué en todo el mundo las mejores universidades son mayoritariamente fundaciones privadas sin fines de lucro. Pareciera que así resulta más nítida la visión de largo plazo. El liderazgo en esta industria lleva a sostener los mayores costos que acarrean consolidar la calidad y el prestigio.

Las universidades “del montón” tendrán dificultades para sostenerse con el nuevo sistema de gratuidad y aranceles determinados por el Ministerio, y esto pondrá presión sobre el presupuesto de educación para acomodar una demanda adicional en las instituciones públicas (compuesta por los alumnos “menos destacados”). ¿No será esta una pesada carga para las universidades estatales de prestigio? Atentando contra su autonomía, ¿se mejora la calidad?

“Donde no hay mercado no pueden formarse precios, y sin formación de precios no hay cálculo económico.” (L. von Mises). Pudiera decirse que la gratuidad en educación superior atenta contra la formación de precios. No obstante, las universidades de prestigio seguirán atrayendo a los mejores alumnos porque éstos sí hacen el cálculo de donde emplearán mejor su tiempo y esfuerzo. Eso es una decisión económica (compatible con otras consideraciones) que no se ve modificada por la gratuidad. Si consideramos además que los mismos egresados demandan los mejores sueldos y cargos, entonces la selección de alumnos en el ingreso asegura una asignación racional del capital humano. Con o sin gratuidad, resulta primordial para las mejores universidades atraer a los mejores alumnos, sean éstas públicas o privadas, con o sin fines de lucro.  Las instituciones públicas debieran sonar la alarma ante la presión que existe sobre el sistema público para rebajar los requisitos de selección. Algunas, como el Instituto Nacional, ya lo están haciendo.

Las universidades de mayor prestigio a nivel mundial por lo general cuentan con recursos provenientes de donaciones, en la forma de fondos de inversión que generan una renta anual permanente. Harvard cuenta con unos USD 30 mil millones. Ello les da estabilidad, independencia, la capacidad de innovar, investigar y de renovar o ampliar su infraestructura. El sistema fiscal norteamericano entrega los incentivos necesarios para que las donaciones fluyan hacia donde se concentra el prestigio. El chileno, en forma muy limitada.

¿Cómo lo harán las universidades no estatales, sujetas a un arancel fijado por el Estado, si no se considera un margen o excedente para esos fines? Deberán generar fondos por medio de donaciones y de actividades lucrativas (de investigación aplicada y de servicios a la empresa privada). Deberán, tal vez, limitar la entrega de becas privadas que contribuyen a nivelar la cancha.

La gratuidad en educación superior actuará como una cuña que incrementará la desigualdad. Por una parte, estresando la selectividad y capacidad instalada de las universidades estatales. Por otra, exigiendo excelencia a las universidades privadas que subsistan, en estrecha colaboración con la empresa privada y con las mejores universidades foráneas.

Anuncios

Una respuesta a “Chile: Gratuidad sin lucro y su impacto en el sistema educacional

  1. Cecilia, Daniel,
    Tienen toda la razón, total a quien le importa si lucran o no las Universidades? si al final lo que importa son los profesores y su gran vocación que en Chile no se considera como en otros países de Europa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s